Los trajes pastel vuelven a ser una de las inversiones más prácticas y elegantes de la primavera

Su versatilidad hace que se puedan combinar con sandalias altas para un evento formal y con deportivas para triunfar en la oficina

No solamente se encontrarán en la ropa. Esta temporada, los tonos pastel están encaminados a conquistar todo lo susceptible de ser conquistado en la industria de la moda: desde las manicuras y las sombras de ojos a los complementos o el calzado. Y, es que, además de tratarse de una paleta por naturaleza primaveral, estos colores resultan tan favorecedores como fáciles de combinar. En forma de traje, en concreto, adquieren un matiz de elegancia que puede ofrecer una mayor versatilidad de lo que a priori cabría pensar.

Si bien es cierto que funcionan fenomenal con sandalias altas de tacón fino, tiras y acabado metalizado en cualquier evento que requiera formalidad, no es menos verdad que, conjugados con una sencilla camiseta de algodón blanco y unas deportivas pueden dar como resultado un estilismo imbatible en clave de oficina. Por supuesto, se puede también apostar por el truco de usar ambas prendas por separado. Como es de sobra conocido, la americana y los vaqueros, tanto en su versión más clásica como en la más arriesgada, son grandes amigos. En cuanto al pantalón de sastre fluido, puede hasta ser reinterpretado bajo la compañía de un body veraniego, una blusa wrap e incluso una chaqueta bomber (para las veladas más frescas). En fin, como solemos decir en estas ocasiones, no hay respuesta incorrecta, basta con tener ganas de experimentar  y disfrutar con las tendencias. Y todavía más si, como esta, vuelven año tras año.

Te puede interesar